Slucidos Forum

Bienvenidos al Foro del Portal de Sueños Lúcidos

Entidades Espirituales

Experiencia Mayo 2011

¿Son acaso los personajes que vemos en nuestros sueños entidades ajenas a nuestra mente? Encuentros con fallecidos, seres de otros planos, personajes que dan miedo, y más....

Notapor Aarón_medium » Mar Sep 02, 2014 12:23 am

Buenas noches a todos, ¿qué tal estáis después de todo este tiempo? Bueno, se que hace mucho que no entro en el foro. Pido disculpas por este abandono del hogar :wink: . Voy y vuelvo, vuelvo y voy. Así­ soy, todo es por épocas y hoy sentí­ la necesidad de entrar. Incluso tuve que cambiar de contraseña porque la anterior se me habí­a olvidado. Ahora el reto es cambiar de nick, porque me la puse por allá en el 2006 ó 2007 cuando al parecer la palabra ''medium'' era una etiqueta con la que me identificaba o me decí­a algo. Ahora, sin embargo, me parece un tanto ridí­cula.

El caso es que en todo este tiempo he tenido diversas experiencias que van desde los sueños lúcidos hasta un grado más allá, de lucidez total, donde no hay pérdida de consciencia entre la vigilia y la experiencia más allá del cuerpo que duerme y descansa, que también soy yo.
Esta experiencia está enfocada a este aspecto, en el que no hubo pérdida de consciencia en ningún momento. La pongo en la sección de entidades espirituales por los motivos que a continuación se describen.

Es Mayo del año 2011 y yo estoy en un buen año. Un año en el que he conseguido eso que muchos llaman vivir en el momento presente, donde mi mente no vaga, ni desea, ni echa un vistazo más allá de aquello que surge en los momentos presentes que estoy viviendo. Es la manera más simplista y resumida en el que puedo resumirlo.
Una vez un usuario de este foro escribió que el dominio de la mente y el ego es crucial para trascender el yo, la personalidad y ahondar en aspecto más profundos y sutiles de uno mismo.
Pues bien. Esta reserva de energí­a o no desgaste mental, me llevó a conseguir lo que siempre habí­a buscado y no habí­a encontrado, los desdoblamientos conscientes. El secreto aquí­ para mi era ''la neutralidad del deseo'', el estar abierto, permisivo a la experiencia, pero no ansiarla, no desear dominarla. Si surgí­a, perfecto. Si no, perfecto.
El caso es que los camiones de limpieza de la calle se escuchaban desde el cuarto y mi cama. No podí­a dormirme, pero sin embargo, mi mente seguí­a en quietud y silencio. Momentos en el que parecí­a que me quedaba dormido y el pitido del camión dando marcha atrás, hacia que me desvelara nuevamente. ¿Recordáis aquel juego que era un tablero de madera con agujeros y que tení­as que moverlo con las manos hasta que la bola cayera dentro? Así­ es como puedo describirlo. Es como un ajuste, como un ''click'' donde entras en el estado perfecto entre dormido y despierto. Un estado donde la bola cae en el agujero y entonces entras en un estado de pesadez considerable y vibración suave.
Reconocí­ la parálisis, sin embargo, como ya no ansiaba el deseo de controlar los viajes astrales, pues desistí­ de poder salir conscientemente desde el cuerpo fí­sico, simplemente lo ignoré y seguí­ en ese estado de quietud. Algo debí­ de hacer bien, pues las vibraciones empezaron, por si solas, a aumentar de frecuencia.
Más y más, más y más. Entonces, en ese estado de neutralidad, sin emocionarme ni exaltarme, me dije, ¿lo intentamos? Total, por probar...
En ese preciso instante enfoco mi intención de incorporarme y siento como si fuese el genio que se libera de la lámpara, como un humo hiperligero que se escapa de un 99% de densidad. Una densidad tal que parecí­a ser un punto de atracción fuerte aún seguí­a con mi enfoque de liberarme de ella.
Ahí­ me detuve, pues empecé a escuchar algo que en ningún momento pude esperarme.
En mi casa se escuchaban ''personas''. Sin embargo, entendí­ al instante, que aún sabiendo que estaba en mi casa, esas personas no estaban en mi casa. Es como si realidades superpuestas, coexistieran en el mismo espacio, más en diferentes niveles de vibración.
Por alguna razón, yo estaba conectando con la realidad de este grupo de personas. Se escuchaban lejos, como si estuvieran al otro extremo de un pasillo en una habitación donde habí­a un leve eco. Era un rebumbio de gentes que hablaban en voz alta, intentando hacerse escuchar unas sobre otras y pude percibir claramente la voz de un señor que se hací­a notar más que nadie.
A todo ésto, por añadido, se le sumaba un sonido que no supe distinguir con nada familiar. Solo puedo describirlo como un ''run run'' continuo, algo parecido a lo que harí­a un molino de viento en movimiento.
Me asusté realmente y no deseé continuar. Me dije, quiero volver, quiero regresar. Me aferré al cuerpo fí­sico como una lapa se aferra a una roca porque no me gustaba para nada la energí­a ni las vociferaciones que estaba escuchando. No querí­a ''ver'' quiénes habí­an al otro lado de ese pasillo.

Sin embargo, para quienes estén familiarizados con este tipo de experiencias fuera del cuerpo, una vez tú regresas, no existe una vinculación completa con el cuerpo fí­sico. No haya un reajuste automático y esto fue lo que me ocurrió, pues hubo un momento en el que ya estaba ''dentro'', en el que supe claramente que ese señor que se hací­a notar más que nadie, se estaba acercando a mi cama. ¿Y cómo lo supe? Simple y llanamente puedo decir que yo no estaba vinculado a mis limitados sentidos fí­sicos, sino que hay una percepción más sensible, sutil, expandida o como se deseé llamarse que me hizo saber ésto de forma inconfundible.
Pude sentir cómo este señor se incorporaba por encima de mi mismo y ahí­ permaneció por un rato. Yo no sabí­a qué estaba haciendo hasta que algo me sacudió por dentro. ¿Alguna vez habéis tenido este tipo de experiencia y os habéis dado cuenta de que ni siquiera hace falta la verbalización para que exista una comunicación, sino que simplemente esta comunicación más sutil se produce de forma natural y automática mentalmente? ¿Cómo un intercambio de informacón más completa que la propia verbalización lineal? Pues bien, fue ésto lo que sucedió que me sobresaltó al yo no esperarme que esta entidad se comunicara conmigo.
Dentro de mi mismo escuché, ''necesito que me ayudes''. Bien, como digo, este tipo de comunicación es mucho más sutil, mucho más expandida que la limitada forma en la que nosotros lo hacemos. A veces, tras la información principal, subyacen informaciones que acompañan o respaldan esta información principal, haciendo de la comunicación algo completo, sin condicionamiento a errores. A veces, es como si antes de preguntar por qué o cómo, la respuesta te es llegada, simplemente es asimilada dentro de ti. Solo puedo denominarlo como una super empatí­a o conexión.
El caso es que, en cuanto esta entidad me dijo, necesito que me ayudes, automáticamente supe dentro de mi que esto no era cierto. No habí­a misma sintoní­a entre lo que escuché y lo que sentí­a. Sentí­ todo lo contrario, sentí­ contraste. Y entonces, tras ese sobre salto principal, permanecí­ en silencio sintiendo este contraste ante la falsedad de esta entidad y entonces le respondí­, si verdaderamente necesitas mi ayuda, te ayudaré. Pero si has venido a jugar conmigo (tal como ese sentir interior me decí­a), entonces puedes marcharte por donde has venido.
Bien, como antes expresé, cuando te comunicas a este nivel, puedes percibir mucho más que lo que principalmente puedes percibir. Y cuando sentí­ estas palabras en mi interior, no solo pude saber que no eran verdad sino que pude sentir la ''sorpresa'' de esta entidad porque alguien ''como yo'' (no se explicarlo mejor) o del nivel de donde yo procedí­a hubiera entrado en su nivel, como algo completamente nuevo y pude sentir indistintamente su curiosidad hacia mi. Era una curiosidad muy fuerte.
El caso fue que me quedé dormido y no supe nada más después de ésto.

Aquí­ hay una explicación que yo supe, pero que no se si detallarla porque a veces me cuesta compartir este tipo de experiencias por temor a que me juzguen, se rí­an de mi, me tomen por loco o piensen que me lo estoy inventando.
Yo la daré, con todas las consecuencias. Tal vez este tipo de experiencias pueda ayudar a otras personas.
Cuando esta entidad estuvo ese rato sobre mi, en silencio y escrudiñándome, posteriormente supe ver que lo que estaba haciendo, era ''leerme'', leer mi energí­a. Como digo, en estos niveles más sutiles, hay una transmisión de energí­a y comunicación mucho más fluida, sensible, profunda y clara.
El nick medium no es por azar, pues en el pasado tení­a cierta sensibilidad para comunicarme con estas energí­as mas sutiles. En el pasado, especí­ficamente a lo largo de toda mi adolescencia, di todo mi ser a ayudar a muchas de estas energí­as más sutiles a alcanzar niveles o realidades de mayor luz. En otra experiencia pasada, personalmente pude experimentar la luz y fue una vivencia transformadora que en su momento compartí­ en el foro.
Sin embargo y para mi sorpresa, en ese darme, encontré algunas entidades que en absoluto querí­an mi ayuda, sino jugar conmigo. Y entiendo que esto cueste creerlo si no es tu experiencia personal, pero así­ fue y esto fue lo que me llevó por un tiempo a desvincularme de este camino, llamémosle, espiritual. Una temporada en la que me enfoqué especí­ficamente en mis estudios y todo lo mundano de mi vida, porque verdaderamente me asustó qué clase de vibraciones y energí­as estaba yo atrayendo a mi vida, a mi hogar, donde también viví­a mi familia. Así­ que corté y dejé de enfocarme en salir ahí­ a ayudar a estas energí­as, más no cerrado a hacerlo a quienes verdaderamente lo necesitara.
Entonces, pude ver por todo lo que esta entidad hizo, que lo que buscaba era la forma de intentar encontrar la forma de llamar mi atención. Y de alguna forma, percibió que pidiéndome ayuda lo conseguirí­a. Supe verdaderamente que ese tiempo que estuvo encima de mi, escudriñándome, estaba intentando encontrar el modo de hacerlo. Sin embargo, lo que mi interior me decí­a, es que no era cierto.

Pues bien, puedo decir que antes a esta experiencia, yo no solí­a percibir en mi casa a ninguna presencia o energí­a. Más bien, siempre me encargaba de mantener un ambiente energético en mi casa de mayor vibración.
Sin embargo, a lo largo de todo el dí­a siguiente, pude sentir clara y fuertemente la presencia de esta entidad dentro de la casa y a mi alrededor. Lo sentí­a fuertemente, luego esa sensación se iba.
Y recuerdo que me puse a cocinar en la cocina, donde el espacio es más pequeño, cuando de repente fui consciente nuevamente de percibir de forma bastante fuerte esta presencia. Sin embargo, yo seguí­a a lo mí­o, como si nada fuese conmigo.
Recuerdo que después me puse a ver la televisión y no percibí­ nada en toda la tarde y por la noche. Pero cuando me fui a acostar nuevamente, pude percibir claramente, otra vez, la presencia de este señor a los pies de mi cama.
Y recuerdo cómo me encaré hacia él y nuevamente le dije, si has venido aquí­ a que te ayude, te ayudaré. Pero como hayas venido aquí­ a jugar conmigo, llamaré a mis guí­as y te sacarán a rastras de aquí­.
Para quienes habéis percibido presencias de una forma muy fuerte, ¿sabéis esa sensación de alivio cuando se van? ¿cómo un antes y un después? Fue eso exactamentel o que sentí­, como un antes y un después, un alivio en la habitación. Indudablemente, supe que se habí­a marchado.

Hasta la fecha no he sabido nada más de esta entidad y espero no saber de ella nunca más.

El motivo de esta experiencia era para aquellas personas que tengan asiduamente experiencias extra corporales y crean que ''algo'' puede hacerles daño.
Nada puede herirte, energéticamente hablando, pero si puede impresionarte y asustarte.
Liberarte del miedo es la clave para tener un mayor dominio de tus energí­as, de tu lucidez y del control de tu experiencia. Puedes crear una energí­a a tu alrededor de mayor vibración, o simplemente puedes elevar tu frecuencia interior personal, pero que sepas que nada puede asustarte a menos que tú se lo permitas. Cuanto mayormente fortalecido estés a nivel consciencial y energéticamente hablando, estas entidades ya ni entrarán en el radar de tus experiencias o simplemente te moverás lejos de ellas, o como en mi caso, ellas se alejarán de ti.
Se que sonará cursi para muchos, para otros será lo más lógico del universo, pero tu amor interior, tu luz interior, será aquello que eleve tu frecuencia energética interior y aquello que te mantendrá intocable para energí­as de menor vibración.

Espero que no os haya sido muy pesado leerlo todo hasta aquí­.

Un abrazo y espero poder, poco a poco, ir respondiendo vuestros posts, reincorporar los sueños lúcidos a mi vida y todas las técnicas increí­bles que una vez este foro me enseñó.
Gracias.
Avatar de Usuario
Aarón_medium
 
Mensajes: 269
Registrado: Jue May 24, 2007 8:06 pm

Volver a Entidades Espirituales

cron

Buscar temas sin respuesta

Buscar mensajes nuevos